ESTA SU CASA

Casa en Colombia

.

Resultados del Censo Inmobiliario vigencia 2015 Bogotá

Con el fin de que los ciudadanos conozcan en detalle cómo creció la ciudad durante el último año, Catastro publicó en su Canal de Issuu (http://issuu.com/catastrobogota) el libro virtual con los resultados del Censo Inmobiliario vigencia 2015. “En esta nueva publicación está consignada toda la información general con los resultados más actualizados de este proceso técnico que la Entidad realiza permanentemente en toda la ciudad desde hace cinco años. Adicionalmente los ciudadanos podrán consultar en detalle el comportamiento del mercado inmobiliario que se presentó en todas las localidades urbanas de la ciudad”, anotó el Director de Catastro Bogotá Gustavo Adolfo Marulanda Morales.

Esta es la tercera edición virtual de la publicación de resultados del Censo Inmobiliario en la que los ciudadanos podrán encontrar información puntual y actualizada de las 19 localidades urbanas, como mapas, número de predios, valor catastral de la localidad, sectores en donde se presentaron mayores incrementos de área, valores de referencia del metro cuadrado, concentración de la propiedad horizontal, entre otros datos de interés que reflejan el comportamiento del mercado inmobiliario durante el último año, en el que se incorporaron a la base catastral 51.531 predios nuevos urbanos que representaron un crecimiento cercano a 3,1 millones de metros cuadrados de área construida. A esta cifra se suman los cerca de 4,1 millones de metros cuadrados adicionales de área en predios ya construidos.
 
Para la vigencia 2015 el Censo Inmobiliario se realizó en los 2´402.581 predios urbanos. Adicionalmente para este año se actualizaron 16.677 predios rurales, para un total de 2’419.258 de inmuebles con  información física, jurídica y económica al día. 
 
“El Catastro de Bogotá evidencia que la ciudad  no para de crecer. De hecho, durante los últimos cinco años se han incorporado a la base catastral 288.829 predios urbanos  que han incrementado las áreas construidas de la ciudad en cerca de 35 millones de metros cuadrados. Para hacerse una idea, esto equivale a construir 14 veces la localidad de la Candelaria”, indicó Marulanda Morales.
 
Y agregó: “Gracias a los censos permanentes el Catastro de Bogotá se sigue fortaleciendo como un gran observatorio de ciudad, pues monitorea y conoce en detalle el comportamiento del mercado inmobiliario. La información del Catastro, además de fortalecer la equidad tributaria, es clave para la toma de decisiones que le aportan al desarrollo de la Bogotá Humana". 
 

Se disparó oferta de oficinas Clase A en el primer trimestre




El mercado de oficinas Clase A en la capital del país continúa mostrando una positiva dinámica, en la medida que durante el primer trimestre del presente año, el nuevo stock de incrementó 566% al ubicarse en 40.000 metros cuadrados frente a los 6.000 metros cuadrados de igual periodo en 2014.


De acuerdo con el último estudio que sobre el sector elaboró la multinacional de servicios inmobiliarios Cushman & Wakefield, lo anterior se debe a que el corredor de Salitre, que concentró la totalidad de este nuevo inventario  durante el periodo evaluado, hizo entrega de los proyectos Paralelo 26 y Optimus.
El mercado de oficinas Clase A en la capital del país continúa mostrando una positiva dinámica, en la medida que durante el primer trimestre del presente año, el nuevo stock de incrementó 566% al ubicarse en 40.000 metros cuadrados frente a los 6.000 metros cuadrados de igual periodo en 2014.

De acuerdo con el último estudio que sobre el sector elaboró la multinacional de servicios inmobiliarios Cushman & Wakefield, lo anterior se debe a que el corredor de Salitre, que concentró la totalidad de este nuevo inventario  durante el periodo evaluado, hizo entrega de los proyectos Paralelo 26 y Optimus.

 De acuerdo con Juan Carlos Delgado, jefe de oficina y director de servicios corporativos de Cushman & Wakefield en Colombia, con la entrega de estos proyectos, la vacancia de la ciudad presentó un aumento cercano a 5 puntos porcentuales, llegando a 8,12%, “que continúa siendo un índice bajo en comparación con otros mercados de la región”.

Uno de los aspectos que se destacan de la investigación de C&W tiene que ver con la reactivación del centro de la ciudad en materia de oferta de estos espacios, debido al inicio del proyecto Atrio, que se compone de dos rascacielos de 44 y 59 pisos.

Solamente la primera de las dos torres, la cual se encuentra en construcción y consta de 44 pisos, le agregará a este submercado alrededor de 50.000 m2 de oficinas y se estima que esté terminada hacia finales de 2018; no obstante, el proyecto más grande en construcción en este momento es Elemento en el corredor de Salitre que consta de 4 torres de oficinas y se estima esté listo a comienzos de 2016.

En materia de precios de alquiler, C&W revela que el promedio durante el periodo evaluado se ubicó en $71.000, lo que significa un aumento de 11% frente primer trimestre de 2014 y una caída cercana a 7% con relación al trimestre anterior, lo que, a juicio del directivo, puede estar relacionado con el crecimiento de la oferta en sectores que tradicionalmente tienen precios por debajo del promedio de la ciudad como Salitre y Otros.

Los corredores de Santa Bárbara y Nogal presentaron precios superiores al promedio de la ciudad en 22% y 20%, respectivamente, gracias a su excelente ubicación, y por contar contar con vivienda de altas especificaciones, hoteles de alto nivel y un comercio enfocado a personas de alto poder adquisitivo, entre otros.

“La revaluación del dólar generó una caída de 15% en términos relativos, en los precios de arriendo en dólares a pesar de subir en moneda local”, subrayó el directivo al señalar que para lo que resta de 2015, se podría presentar una baja en los precios y un aumento en la vacancia, como consecuencia de la entrega de unos 100.000 m2 nuevos y el decrecimiento de la demanda por la desaceleración económica.

Al proyectar el comportamiento del sector para el presente año, Delgado sostuvo que a pesar de que se espera un nivel menor de producción de oficinas clase A con relación a 2014, el nivel podría superar los de 2012 y 2013, pero se pronostica un menor nivel de absorción al de los cinco años previos, debido a la contracción e incertidumbre frente a la economía.

“Además, el crecimiento de la oferta especulativa en corredores fuera de la zona nororiental de la ciudad, que es donde más se concentra la demanda de oficinas clase A en la ciudad, constituye otro aspecto que podría tener impacto sobre la absorción”, puntualizó.



 De acuerdo con Juan Carlos Delgado, jefe de oficina y director de servicios corporativos de Cushman & Wakefield en Colombia, con la entrega de estos proyectos, la vacancia de la ciudad presentó un aumento cercano a 5 puntos porcentuales, llegando a 8,12%, “que continúa siendo un índice bajo en comparación con otros mercados de la región”.

Uno de los aspectos que se destacan de la investigación de C&W tiene que ver con la reactivación del centro de la ciudad en materia de oferta de estos espacios, debido al inicio del proyecto Atrio, que se compone de dos rascacielos de 44 y 59 pisos.

Solamente la primera de las dos torres, la cual se encuentra en construcción y consta de 44 pisos, le agregará a este submercado alrededor de 50.000 m2 de oficinas y se estima que esté terminada hacia finales de 2018; no obstante, el proyecto más grande en construcción en este momento es Elemento en el corredor de Salitre que consta de 4 torres de oficinas y se estima esté listo a comienzos de 2016.

En materia de precios de alquiler, C&W revela que el promedio durante el periodo evaluado se ubicó en $71.000, lo que significa un aumento de 11% frente primer trimestre de 2014 y una caída cercana a 7% con relación al trimestre anterior, lo que, a juicio del directivo, puede estar relacionado con el crecimiento de la oferta en sectores que tradicionalmente tienen precios por debajo del promedio de la ciudad como Salitre y Otros.

Los corredores de Santa Bárbara y Nogal presentaron precios superiores al promedio de la ciudad en 22% y 20%, respectivamente, gracias a su excelente ubicación, y por contar contar con vivienda de altas especificaciones, hoteles de alto nivel y un comercio enfocado a personas de alto poder adquisitivo, entre otros.

“La revaluación del dólar generó una caída de 15% en términos relativos, en los precios de arriendo en dólares a pesar de subir en moneda local”, subrayó el directivo al señalar que para lo que resta de 2015, se podría presentar una baja en los precios y un aumento en la vacancia, como consecuencia de la entrega de unos 100.000 m2 nuevos y el decrecimiento de la demanda por la desaceleración económica.

Al proyectar el comportamiento del sector para el presente año, Delgado sostuvo que a pesar de que se espera un nivel menor de producción de oficinas clase A con relación a 2014, el nivel podría superar los de 2012 y 2013, pero se pronostica un menor nivel de absorción al de los cinco años previos, debido a la contracción e incertidumbre frente a la economía.

“Además, el crecimiento de la oferta especulativa en corredores fuera de la zona nororiental de la ciudad, que es donde más se concentra la demanda de oficinas clase A en la ciudad, constituye otro aspecto que podría tener impacto sobre la absorción”, puntualizó.