ESTA SU CASA

Casa en Colombia

.

Tragedia del Chapecoense: el misterioso niño "ángel" que guió a los rescatistas y luego desapareció




Las historias alrededor de la tragedia del Chapecoense, en la cual murieron 71 personas entre futbolistas, cuerpo técnico, dirigentes y tripulación, salen a la luz a medida que pasan las horas. Historias de los jugadores, de aquellos sobrevivientes que no subieron al fatídico vuelo de LAMIA o de aquellos simpatizantes que esperaban la gloria infinita de su equipo.
Pero también los relatos "mágicos", tan característicos en estas circunstancias y en estas tierras. Es así como en Colombia, más precisamente en La Unión, Medellín, circula la historia de un niño de unos 10 años al que nadie aún identificó.

El pequeño fue de los primeros en arribar al cerro Gordo, el lugar donde el vuelo del Chapecoense se precipitó. Quienes lo vieron calculan que tendría alrededor de 10 años. De contextura frágil pero decidido fue vital para guiar a los rescatistas en el primero de los salvatajes, en el que llevó con vida al futbolista Alan Ruschel.

"Cuando estábamos parqueando las camionetas llegó un niño y nos dijo que a unos heridos los estaban sacando por otro lado", indicó Sergio Marulanda, uno de los lugareños que cooperó con la evacuación de los supervivientes. El menor continuó con los fornidos y voluntarios rescatistas y pudieron sacar con vida a Ruschel y a otras cinco víctimas del vuelo que aún vivían.
La orden de que llevara consigo al misterioso niño de quien todavía nadie sabe nada más que su presencia, fue dada a Marulanda por un policía: "Usted es el primero en llegar, monte al niño en la camioneta y vaya a recoger a los heridos".

Pero la de ese niño no habría sido la única aparición de menores en la impactante escena del siniestro. Otros testigos también aseguran que allí, entre los restos del avión de LAMIA y entre los cuerpos sin vida, había más pequeños que actuaban como socorristas.

Precio de alquiler de oficinas en Bogotá bajaron 8%



Los precios para alquilar una oficina de altas especificaciones en la capital del país continúan siendo atractivos, toda vez que al cierre del tercer trimestre, y en comparación con igual periodo del año anterior, mostraron una baja de aproximadamente 8% en pesos y 16% en dólares. 

Así lo confirma el último estudio que, sobre el sector, realizó la multinacional de servicios inmobiliarios Cushman & Wakefield, según el cual, los valores promedio al cierre de septiembre se ubicaron en COP68.000 y USD24 por metro cuadrado, respectivamente.

Esta situación se da en medio de una subida de la vacancia en este tipo de espacios en la ciudad la cual llegó a 10,6%, impulsada principalmente por la entrega de un proyecto de cerca de 19.000 m2 de área arrendable bruta en la zona nororiental, con un promedio de alquiler que se aproxima a COP65.000 el metro cuadrado mensual.

De acuerdo con Diego Rodríguez Rueda, Coordinador de Avalúos, Consultoría e Investigación de Mercados de Cushman & Wakefield para Colombia, este valor contribuyó en parte a la caída de casi 8% interanual en el promedio general de precios del mercado, además de factores como mayor vacancia y menor absorción, aunque en relación con el trimestre anterior, se registró un aumento cercano a 4%, debido en gran parte al aumento de disponibilidad en el corredor de Santa Bárbara.

“Este hecho, atribuido en su mayoría a proyectos emblemáticos en este submercado, fue una de las principales causales del bajo nivel de absorción evidenciado para la ciudad en el periodo analizado, que en total fue de 3.200 m2”, añadió el directivo.

Con base en el estudio de C&W, se estima que para igual trimestre del año próximo la vacancia regrese a los niveles actuales de mercado, después de un aumento estimado en los próximos dos trimestres cuando se estarán entregando 63.000 m2 de inventario, lo que podría llevar el indicador a cerca de 14%.

C&W pronostica también que, a partir del cálculos conservadores sobre niveles de absorción, el espacio disponible total para entonces aumentará solo 5% con respecto al nivel actual.

“Se estima que este hecho influya en retornar los precios de alquiler a los niveles actuales, después de una ligera disminución proyectada en los próximos trimestres, principalmente como resultado de la tendencia opuesta en la vacancia”, subraya el estudio.



Fuente: Patricia Amaya Comunicaciones

La arquitectura hospitalaria en Colombia pasa al tablero


Al II Encuentro de Arquitectura Hospitalaria están convocados arquitectos, ingenieros, médicos y demás profesionales vinculados con la salud, lo mismo que estudiantes de arquitectura, ingeniería y diseño, entre otros.

Con el fin de actualizar a los profesionales colombianos sobre las últimas tendencias en infraestructura física de hospitales y clínicas, la Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA) llevará a cabo en la capital del país el II Encuentro de Arquitectura Hospitalaria.

A juicio de sus organizadores, la oportunidad es única para conocer no solo los avances tecnológicos sino también las nuevas tendencias técnicas y científicas en este tipo de estructuras, claves para garantizar salud y bienestar a la población.

Así lo dio a conocer el Arquitecto Flavio Romero Frieri, Presidente Nacional de la SCA, quien señaló que, en efecto, el encuentro busca impartir conocimiento sobre las normas, estilos, diseños y demás aspectos que contribuyen a generar satisfacción entre los usuarios y pacientes de este tipo de establecimientos.

“En materia de arquitectura hospitalaria tenemos varios retos, que van desde actualizar las normas en infraestructura física y apoyar la modernización de un nuevo modelo de salud, hasta propiciar la rehabilitación de las instituciones del sector y fortalecer las políticas de mantenimiento hospitalario en cuanto a edificación, dotación y redes e instalaciones, entre otros”, señaló el directivo.

Al hacer una evaluación de cómo se encuentra el país en esta materia, Romero manifestó que hay normas pendientes por actualizar y modernizar, que permitan la nivelación con las existentes en los países vecinos y a nivel mundial, coherentes con los grandes y rápidos avances de la tecnología y la ciencia médica.

“Hemos identificado que, pese a que hay un interés marcado entre los prestadores del servicio sobre la actualización de la infraestructura hospitalaria en cuanto a normas de sismo resistencia, beneficios energéticos, uso de últimas tecnologías, entre otros aspectos, también urge aumentar la capacitación de los Arquitectos en la especialidad de Arquitectura Hospitalaria”, sostuvo.

Dado que actualmente no existen en el país especializaciones ni maestrías para fortalecer estos conocimientos, la Sociedad Colombiana de Arquitectos está  motivando a las universidades para que generen este tipo de programas, a nivel de pregrado y posgrado, y en coordinación con el sector público y privado.


El encuentro, que se desarrollará entre los próximos 24 y 25 de noviembre en el Auditorio Fundadores de la Fundación Santa Fe de Bogotá, contará con la participación de conferencistas especialistas en la materia, entre los que se destacan los arquitectos Giancarlo Mazzanti, Manuela Pérez Mejía, Sara Maria Giraldo, Rodrigo Vélez, y Alejandro Cortés, y la ingeniera Pilar Trujillo entre otras personalidades del sector. 

Patricia Amaya Comunicaciones   

Bogotá da un paso significativo para superar más 20 años de atraso vial

Por contundente mayoría, con 31 votos a favor y 10 en contra, la plenaria del Concejo aprobó la democratización de la Empresa de Energía.
Este martes, Bogotá dio inicio a una enorme tarea para dejar atrás su atraso vial de más de 20 años. Con el visto bueno del Concejo a la democratización del 20 por ciento de la Empresa de Energía (EEB), la ciudad aseguró los recursos para construir la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) y ampliar las avenidas Boyacá, Cali y la Calle 13. Con esas obras, calificadas como "necesarias y urgentes" por los expertos, se descongestionará todo el occidente de la ciudad y unos 4 millones de habitantes resultarán beneficiados.

Además, con los recursos de la democratización se adelantarán otras obras estratégicas que mejorarán la movilidad, como las ampliaciones de las avenidas Mutis, Ferrocarril del Sur y del Occidente.
Estas obras son requeridas con urgencia y permitirán que los ciudadanos se ahorren tiempos en sus viajes que se calculan, en total, serán de 35.000 horas al día.
Hoy, Bogotá tiene un retraso de 2.772 kilómetros en vías que se debieron construir en las últimas dos décadas. Es decir, que de lo proyectado hasta la fecha solo se ha ejecutado un 20 por ciento. La Avenida Ciudad de Cali se constituye en el último gran proyecto vial que se construyó en Bogotá, hace ya 30 años.

Por esta razón el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo Ferrer, calificó la democratización de la EEB como una medida necesaria para financiar las obras que necesita la ciudad.
“Se convertirá en punta de lanza para apalancar financieramente las múltiples obras que no solo están contempladas dentro del Plan de Desarrollo, sino que serán vitales para poner al día la maltrecha infraestructura de transporte en la capital del país”, señaló el dirigente gremial.
Para Caicedo Ferrer, no llevar a cabo estas obras “es condenar a la ciudad al atraso, alejarla de la modernidad y obligar a sus habitantes a seguir padeciendo el caos en movilidad”.
En este mismo sentido se pronunció la concejal Gloria Díaz Martínez, quien destacó en medio del debate que “con la democratización de acciones de EEB se busca responder al rezago que en materia de infraestructura tiene Bogotá y garantizarle a la ciudadanía una mejor movilidad”.
Por su parte, el presidente del Concejo, Roberto Hinestrosa, también explicó que los recursos “se invertirán en obras de infraestructura para el disfrute de todos los bogotanos".
Entre tanto, la concejal Lucía Bastidas hizo énfasis en que “los bogotanos viven todos días horas atascados en los trancones”. Razón por la cual, a su juicio, se hacen indispensables estas obras de infraestructura vial para desembotellar a Bogotá.
En el debate también se expuso como un punto a favor que con la construcción de estas vías aumentará hasta en 3,6 puntos porcentuales el Producto Interno Bruto de Bogotá. Esto quiere decir que el Distrito tendrá más recursos para que sus ciudadanos vivan mejor. Ese aumento, a su vez, tendrá un efecto multiplicador sobre la calidad de vida de todos los bogotanos.
Y que a su vez el empleo será otro de los grandes beneficiados, pues estas obras demandarán 114.290 empleos. Lo que significa darle empleo a casi uno de cada tres bogotanos que hoy están desempleados.
La EEB sigue siendo del Distrito
En cuanto a la participación del Distrito en la EEB, cabe destacar que tras la democratización del 20 por ciento de las acciones éste seguirá siendo el dueño de la compañía con el 56,28%.
A lo que suma el hecho de que a las empresas públicas les va mejor si tienen en su composición accionistas privados, lo que repercute en juntas directivas más estables y que piensen en los intereses de la empresa y no en los del gobierno de turno.
En este sentido, la democratización es quizás el mejor de los escenarios para una empresa de las características de la EEB. De un lado, sigue contando con un importante componente público para tomar decisiones que no afecten a los bogotanos. Y, de otro, el ingrediente privado garantiza que la empresa siga dando dividendos para Bogotá.
Muchos analistas consideran que la democratización de la EEB es una operación gana-gana. Gana Bogotá porque tendrá más vías y mantiene la propiedad mayoritaria sobre la EEB. Ganan los bogotanos porque gracias a las vías que se construirán tendrán mejor calidad de vida y más oportunidades económicas. Y gana la compañía porque podrá ser administrada con criterios de eficiencia y no corre el riesgo de quedar a merced de eventualidades politiqueras.